052919 Cinthia Kettering 01.jpg (copy)

La bloguera de viajes Cinthia Kettering en el centro de Lancaster el miércoles 29 de mayo de 2019. Kettering escribe sobre sus aventuras en https://travelingourworldwithck.com.

Cinthia Kettering siempre ha estado entusiasmada con los viajes a países alrededor del mundo. De hecho, Kettering ha estado en 50 países en cinco continentes diferentes.

"No hay nada mejor que experimentar una nueva ciudad, sumergirse en una cultura diferente y ver todo lo que pueda", dice.

Kettering creció en Ecuador. Cuando se mudó a los Estados Unidos desde su país natal con su esposo, Paul, a los 22 años, obtuvo un trabajo en un banco.

Después de seis años en la industria bancaria, se convirtió en empresaria, creando The Bagnall Shaw Company, una correduría de seguros.

"Pero siempre me ha gustado viajar y cuando compartía mis experiencias con amigos y familiares, ellos decían que les encantaría viajar conmigo. Eso me hizo pensar”, dice ella.

Kettering, de 41 años, vendió su compañía en diciembre de 2018 para convertirse en bloguera de viajes. Su blog de viajes, "Viajando por nuestro mundo con CK", ofrece consejos e inspiración para los viajeros.

"Me gusta aprender cosas nuevas y compartir sobre lo que aprendo, así que tomé un salto de fe y decidí hacerlo", dice Kettering.

Siendo una residente de Pequea, ella no viaja sola. Kettering y su esposo disfrutaban de los viajes internacionales en pareja antes de tener hijos. Ahora, sus cuatro hijos, entre las edades de 2 a 11 años, se unen a ellos en sus viajes para experimentar la vida y cultura en diferentes países.

Viajar por el mundo puede ser una gran aventura.

"Uno tiene la capacidad de relacionarse con personas de diferentes orígenes, pero también hay que salir de su propia zona de comodidad social para poder aculturarse", ella dice. “La preparación para un viaje es importante. Comprender otras costumbres es importante ... así es como todos aprendemos en el proceso".

Convertirse en un blogger de viajes ha cambiado su vida y, hasta ahora, no lo cambiaría por nada en el mundo.

Lo que la hace destacarse de otros blogueros, ella dice, son las fotos y el contenido de su blog, que Kettering ofrece en español e inglés.

¿Es un estilo de vida glamoroso? No exactamente.

"No siempre se trata de playas soleadas y con una imagen perfecta, hoteles y aventuras increíbles", dice Kettering.

Lo que la mayoría de la gente no ve, dice ella, es el trabajo que va detrás de cada lugar que visita. Los blogs de viajes requieren cantidades ilimitadas de planificación, dedicación y trabajo duro.

"Sí, puedo descubrir y disfrutar de nuevos lugares, pero también paso mucho tiempo frente a la computadora, escribiendo, respondiendo correos electrónicos, buscando posibles anunciantes y clientes, presentando mis historias a revistas", ella dice.

Su experiencia como viajera es importante, pero sin alguien quien le sirva de guía o le diga qué hacer a continuación en esta industria, ha instado a Kettering a siempre estar buscando oportunidades para mejorar su negocio y llevarlo al siguiente nivel.

"A veces solo tienes que resolverlo por ti mismo. Familiarízate con la industria de viajes, sé creativo y crea redes. También tienes que invertir en las herramientas y los recursos que definitivamente vas a necesitar para que sea un éxito", dice Kettering.

El tiempo de inactividad es una comodidad muy rara para Kettering.

"La mayoría de mis días están llenos de planes de mercadeo, viajes, blogs, redes sociales, clasificación, edición y publicación de fotografías o planificación de viajes", dice.

En este momento, Kettering está financiando todos sus viajes.

“Viajo a un precio asequible y viajo con lujo. "Lo hago todo porque necesito experimentar esas cosas para poder compartirlas, pero tengo planes de monetizarlas en el futuro", dice ella.

Mientras que dar el primer salto de fe no siempre es fácil, Kettering no se ha arrepentido de su decisión por un segundo.

Cada destino, Kettering aclara rápidamente, tiene algo único que ofrecer. Hasta el momento, su favorito es la ciudad de Capadocia, en Turquía, conocida por sus distintivas "chimeneas de hadas" - altas formaciones rocosas en forma de cono.

“Tienes que hacer un paseo en globo aerostático. Las vistas son asombrosas”, dice Kettering.

Capadocia se conserva como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y es famosa por sus viajes en globo, ciudades subterráneas y hoteles boutique estilo "cuevas" excavados en rocas, entre otras cosas.

Un viaje en globo normalmente cuesta unos 200 euros por persona en promedio. Un total de 537,500 turistas tomaron los paseos en globo aerostático en 2018, lo que aumentó los ingresos por turismo del país en casi 70 millones de euros ($80 millones).

¿Qué le han enseñado sus viajes?

"Cuando salgas a ver el mundo, conoce y aprecia las diferentes culturas, prueba nuevas cocinas, haz nuevos amigos y agradece la oportunidad y lo que tienes", dice Kettering. “Sumérgete en un mundo completamente diferente. Es la mejor experiencia de aprendizaje".

En cuanto al futuro, Kettering no está segura de lo que tiene, pero de seguro tiene un plan.

"Seguiré viajando por el mundo", dice ella.