LONDRES (AP) — La primera ministra británica Theresa May renunció formalmente el viernes al liderato del Partido Conservador, derrotada por el dilema del Brexit.

May fungirá como primera ministra interina durante unas semanas hasta que el Partido Conservador elija a su sucesor, un proceso que finalizará la semana del 22 de julio.

Sus tres años al timón finalizaron de la manera más discreta: el partido se limitó a confirmar que hubo intercambio de misivas entre May y el organismo supervisor de las normas partidarias, confirmando la renuncia anunciada por ella hace dos semanas.

Casi una docena de conservadores que se disputan la sucesión —una contienda que comenzará formalmente el lunes—, prometen lograr el objetivo que eludió a May, la renegociación del acuerdo de divorcio con la Unión Europea. Pero hay un problema: la UE se niega.

“No habrá renegociación”, reiteró por enésima vez el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, la semana pasada.

Desde el referendo de 2016, en que los británicos votaron por 52%-48% salir de la UE, las 27 naciones restantes del bloque han presentado un frente unido en las negociaciones y a fines del año pasado acordaron un plan de divorcio detallado con el gobierno de May.

El Brexit ha trastocado el mapa político del Reino Unido. Tanto los conservadores de May como el Partido Laborista opositor están divididos sobre la salida de la UE. El Parlamento rechazó tres veces el acuerdo de May con la UE y la salida, prevista para el 29 de marzo, ha sido aplazada para el 31 de octubre.

Los votantes, furiosos, abandonan los partidos tradicionales a favor del nuevo partido Brexit de Nigel Farage y, del otro lado de la divisoria, a favor de los Demócratas Liberales y los Verdes, que quieren permanecer en la UE.

El Partido Brexit fracasó por escaso margen en su primer intento de obtener un representante en el parlamento británico. En una elección especial, cuyo resultado se dio a conocer en la madrugada del viernes, el Partido Laborista obtuvo la banca.

La candidata laborista Lisa Forbes ganó la circunscripción de Peterborough, en el este de Inglaterra, por 683 votos a Mike Greene, del Partido Brexit.

Según Forbes, la derrota del Partido Brexit “demuestra que la política de división no ganará”, aunque los votos a su formación cayeron drásticamente desde los comicios de 2017.

El gobernante Partido Conservador, que está sumido en una situación de caos por el Brexit y el relevo en su liderazgo, quedó tercero en la elección.

A pesar del revés, según Farage, el resultado demuestra que la política británica ha experimentado un “cambio fundamental” al quebrarse el duopolio laborista-conservador.

Copyright 2019 The Associated Press. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, difundido, reescrito o redistribuido.