LA HABANA (AP) — El primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, lamentó el jueves que Estados Unidos vea con “malos ojos” la cooperación de Rusia y otras naciones con Cuba, a la cual calificó de socia fundamental de su país en América Latina.

La visita de Medvedev por la isla tiene fuertes connotaciones en lo geopolítico --dado el endurecimiento del embargo de Washington a Cuba y Venezuela-- y en lo doméstico por la crisis --sobre todo energética-- que el embargo de Washington impuso a la nación caribeña.

“No todos miran con buenos ojos este diálogo equitativo. A lo largo de los meses pasados, Estados Unidos ha endurecido de manera significante el bloqueo económico a Cuba”, dijo Medvedev tras una reunión con el presidente cubano Miguel Díaz-Canel en la primera jornada de las dos de su gira.

“Es evidente su deseo (de Washington) de crear una atmósfera tóxica alrededor de la cooperación con la isla, asustar a inversores económicos y crear una forma de bloqueo energético”, agregó.

Funcionarios de ambas naciones rubricaron ocho convenios en áreas estratégicas como el transporte, la energía y las infraestructuras tras el encuentro de los mandatarios en el Palacio de la Revolución, sede del Ejecutivo isleño.

Moscú, que durante las pasadas décadas de Guerra Fría fue ideológicamente afín a Cuba, es además un aliado clave de Venezuela, el ahora principal socio comercial de la isla y su principal proveedor de petróleo. Los tres países sufrieron en alguna medida presiones económicas de Washington.

En el caso de Cuba, un endurecimiento radical del embargo para presionar un cambio de modelo político estos meses, tuvo como uno de los últimos capítulos la persecución de naves de terceros países para impedir el arribo del crudo venezolano que la isla necesita para mover su economía.

Por su parte, Díaz-Canel anunció que él mismo irá a finales de mes a Moscú para reunirse con el presidente Vladimir Putin, lo que dará continuidad a esta visita y a reuniones estratégicas realizada en septiembre por funcionarios en la capital rusa y en la cual se desarrollaron encuentros intergubernamentales, empresariales y una exposición de cartera de oportunidades de la isla.

Díaz-Canel aprovechó a su vez para condenar las sanciones “injustas e inmorales” contra Moscú impuestas por Estados Unidos y algunos aliados desde 2014.

Según fuentes oficiales rusas, el comercio bilateral alcanzará este año unos 500 millones de dólares.

Sectores como energía, transporte o agricultura en los cuales los rusos tienen una vasta experiencia y que atraviesan dificultades en la isla de la mano de las sanciones estadounidenses serán los más beneficiados por el acercamiento.

En la reunión de funcionarios de septiembre ambos gobiernos informaron de un acuerdo en enero de este año como una “hoja de ruta”, para que la Federación intervenga en la modernización del sistema energético nacional que contempla desde el mantenimiento a las centrales termoeléctricas hasta la recuperación secundaria de petróleo.

Además, el jefe adjunto de la Administración del Gobierno ruso, Serguéi Prijodko indicó el jueves a la agencia de prensa Sputnik de su país que además de decenas de locomotoras, Moscú había suministrado a la isla unos 800 vagones de carga. Previamente se informó de la intención de participar en un proyecto de rehabilitación ferroviaria a largo plazo.

Prijodko también indicó de manera hipotética que incluso Rusia estaría dispuesta a cooperar para el desarrollo de una industria de energía nuclear en la isla, pero no ofreció detalles sobre si hay negociaciones abiertas en ese plano.

La visita de Medvedev se desarrollará hasta el viernes con la revista del primer ministro a una estación de recuperación secundaria de petróleo en las afueras de la capital y la asistencia a una ceremonia en la Universidad de La Habana

------------

Andrea Rodríguez está en Twitter como: www.twitter.com/ARodriguezAP

Copyright 2019 The Associated Press. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, difundido, reescrito o redistribuido.