Si está buscando una experiencia gastronómica memorable, no se puede equivocar con el restaurante Fuego Latino en Elizabethtown.

Fuego Latino es una creación del chef de origen guatemalteco Gerson Morales.

Morales, de 34 años, trabajó como gerente de una sucursal emblemática de Santander Bank en Camp Hill durante 13 años antes de que su pasión por la fusión de diversos sabores latinos lo llevara a obtener un título en artes culinarias.

“La comida siempre fue una de mis pasiones. Siempre fue mi sueño traer algo nuevo a esta comunidad, un ángulo diferente a la comida latina", dice Morales.

Comenzó su aventura culinaria publicando una pregunta simple en Facebook sobre su idea de un camión de comida latina.

"¿Alguien está interesado?", escribió. Cientos de respuestas comenzaron a aparecer en su página en cuestión de minutos.

"Sabía que tenía que hacer algo", dice Morales. Compró un trailer de comida, obtuvo los permisos necesarios y lo estacionó en Market Street, en Elizabethtown.

La gente siempre aparecía y formaba una fila frente al camión, dice Morales, pero sabía que el clima inclemente se convertiría en un elemento disuasivo.

"Necesitaba dar a conocer mi negocio, así que decidí tomar algunos riesgos con el camión y me uní a la Feria de Elizabethtown", dice Morales. "Agotamos el inventario en un tiempo récord".

Las oportunidades siguieron llamando a su puerta y Morales abrió Fuego Latino Latin Cuisine en el otoño de 2017.

El restaurante en 28 S. Market St. ocupa un lugar al lado de Funk Brewing que alguna vez fue el hogar de Pita Pit y, más recientemente, Boothy's BBQ. El trailer sigue siendo utilizado en eventos especiales.

Morales se acercó de inmediato a su tío, Jorge Beltrán, pidiéndole ayuda para administrar el negocio.

"Por la gracia de Dios todo ha sido bueno. Mi tío es como un padre para mí, él es mi mano derecha y sé que puedo confiarle el negocio para yo poder participar más en la comunidad ", dice Morales.

El restaurante tiene 10 empleados y capacidad para 40 personas. Morales, Beltrán y el chef David Mick son los cocineros.

"Lo que ofrecemos es una fusión de cultura y los sabores e ingredientes tropicales que prevalecen en toda América Latina", dice Morales. "Nuestra comida se prepara en nuestra cocina con ingredientes que provienen de proveedores locales".

Con una amplia variedad de deliciosos platos, este paraíso de la comida de fusión latina seguramente tendrá algo para complacer a su paladar.

La comida de fusión es una tendencia culinaria que se remonta a las antiguas tradiciones e ingredientes, y trae esos sabores a la era moderna usándolos para crear algo nuevo y lleno de sabor.

En Fuego Latino, el plato más popular es ropa vieja, un plato cubano de ternera rallada guisada en salsa de tomate.

“Llamé a una amiga cubana y le pedí su receta. Luego miré otras recetas, investigué un poco y se me ocurrió una propia", dice Morales.

Sin embargo, los más vendidos son las empanadas de Philly cheesesteak, camarones, carne, queso, y de pollo. “Vendemos más de 1.500 a la semana. No es raro que alguien llame y haga un pedido de 10 de cada tipo de empanada", dice Morales.

Otros artículos de venta rápida incluyen tostadas de pollo mexicanas, pupusas salvadoreñas y mofongo puertorriqueño.

SP 061419 Fuego Latino 03.jpg (copy)

Mofongo puertorriqueño con camarones.

Y, por supuesto, Morales hace su propio sofrito, una mezcla esencial de verduras, hierbas y especias que es la columna vertebral de la cocina latina.

“Mientras crecía, mi casa siempre fue como una mezcla heterogénea de comida. A la gente le encantaba venir a nuestra casa porque sabían que habría mucha y buena comida", dice Morales.

Morales y su equipo se enfocan en brindar una experiencia que se centra en la frescura y los ingredientes de la más alta calidad, y en el intercambio de culturas en un ambiente familiar.

"Hemos elevado el listón para este restaurante. Queremos seguir creciendo. Quiero traer un estilo de comida fusión que sea aromática, sabrosa y colorida. Tiene que acertar todo el tiempo".

También trabaja con organizaciones locales sin fines de lucro que atienden a personas necesitadas. “El punto final es poder devolverle algo a una comunidad que nos ha cuidado. A veces las personas solo necesitan un buen plato de comida”, dice.

Morales dice que siempre está buscando la próxima oportunidad para llegar a lo alto.

"Siempre debe faltar algo, porque si alcanzas el 100% de tus capacidades, no habrá nada más que hacer", dice.

"Mi abuela solía decir 'el canario siempre será amarillo, no importa en qué jaula lo pongas'. Si puedo tener éxito aquí, puedo tener éxito en cualquier lugar. Solo tengo que hacer el trabajo adicional necesario", dice.