Family travel

Metro Graphic Connection

El comienzo de un nuevo año escolar está a la vuelta de la esquina, pero quizás te preguntas si, en medio de los preparativos, todavía hay tiempo para unas vacaciones familiares de último minuto.

Las vacaciones familiares deben ser una experiencia divertida y emocionante, pero viajar con niños a cualquier destino puede convertirse fácilmente en una experiencia desalentadora una vez que tomas en cuenta su edad, necesidades y deseos, o actividades no planificadas.

Sin embargo, existen estrategias simples y fáciles que puedes seguir para asegurarte de que tú y tus hijos la pasen bien – ya sea que el viaje sea cercano o a 100 millas, por carretera, por aire o por mar – mientras exploran y crean nuevas experiencias y aventuras emocionantes para todos.

"La seguridad y la protección deben ser una prioridad", dice Doni Spiegel, Gerente de Relaciones Públicas en AAA Central Penn. "Solo toma una fracción de un segundo para que las cosas salgan mal".

Mantenlos comprometidos

Reúne a la familia y descubre qué quieren y qué no quiere del viaje antes de comenzar a investigar y planificar.

Si tus hijos son nuevos a viajar por avión o los viajes en general, habla con ellos. Hazles saber qué va a pasar y cuándo va a pasar. Así ellos sabrán qué esperar de la experiencia y, como resultado, se sentirán más cómodos con lo que suceda a su alrededor.

Seguridad y protección

Si conduces, mantén tu atención en la carretera programando previamente los dispositivos GPS y ajustando los asientos y los espejos antes de iniciar el viaje. Solicita la ayuda de tus pasajeros y no uses teléfonos celulares de mano o manos libres mientras conduces.

Planifica paradas frecuentes, aproximadamente cada 100 millas o dos horas, para permanecer alerta. Asegúrate de que todo el mundo esté sujeto con cinturones de seguridad o un asiento de seguridad para niños para evitar lesiones en caso de una parada repentina, desvío o choque.

Si viajan por avión, reserva una salida temprano por la mañana. Estos vuelos son tu mejor oportunidad para evitar demoras en el despegue y aterrizaje, y generalmente están menos concurridos.

"Solo le toma un segundo a un niño para alejarse de su familia en lugares como los aeropuertos", dice Spiegel. "Lo mejor que pueden hacer es que uno de los padres maneje toda la documentación y otras cosas importantes en el aeropuerto, mientras que el otro padre cuida a los niños".

Es importante, dice Spiegel, que los niños sepan cómo comunicarse con sus padres y a dónde ir para obtener ayuda en caso de una emergencia.

“Si un niño es lo suficientemente mayor, debe saber el número de teléfono de sus padres. Para los niños más pequeños, es una buena idea escribir el número de teléfono de los padres en un papel pequeño y colocarlo dentro de su bolsillo o zapato. Siempre deben tener una conexión con sus padres”, dice ella.

Aquí hay algunas cosas que puedes hacer antes de viajar para que la experiencia sea más fácil y placentera para todos.

No empaquetes en exceso: si tienes la tendencia de empacar todo lo que usan tus hijos en casa, piénsalo bien. No querrás llevar cien libras de equipaje. Si encuentras que les falta algo que necesitan, siempre puedes comprarlo en tu destino. Recuerda poner una muda de ropa para cada persona en un equipaje de mano en caso de pérdida de equipaje.

Si viajas con un niño pequeño, considera cambiar su cochecito de tamaño normal por uno ligero. Son fáciles de viajar y se pueden llevar hasta el terminal de salida en el aeropuerto; pueden usarse como cama temporal para las siestas de la tarde; son ligeros y transpirables, pero también pueden aislarse con mantas y una cubierta para la lluvia; y son buenos en casi todo terreno.

Para los viajes por carretera, empaca refrigerios saludables para los niños, especialmente si no puedes parar para una comida completa mientras viajan. Empaca libros, juegos o música para el viaje y una almohada. Trae información sobre su destino para mantener entretenidos a los niños y a otros pasajeros.

Planifica con anticipación: puede que estés acostumbrado a presentarte en un destino, conocer el lugar y elegir un hotel para quedarse. Esta no es una buena idea si viajas con niños. Podrías correr el riesgo de no encontrar alojamiento, o tener que pagar demasiado. Debes saber dónde se hospedarán antes de llegar, especialmente si han tenido que viajar por muchas horas para llegar a tu destino.

Prepárate para el viaje: lleva tu vehículo a una instalación de reparación confiable para realizar cualquier mantenimiento necesario antes de salir en un viaje por carretera. En caso de emergencia, lleva siempre una linterna, baterías adicionales, dispositivos de advertencia como bengalas o triángulos reflectantes, cables de puente, un botiquín de primeros auxilios y agua adicional.

Si vas por carretera, considera salir antes o después de los tiempos de viaje típicos para evitar el tráfico pesado. Lo mismo ocurre con los viajes aéreos, y asegúrate de llegar al aeropuerto al menos dos horas antes del despegue programado. Empaca de manera que los artículos que tengan que ser removidos durante los chequeos de seguridad puedan accederse fácilmente.

Los padres solteros o tutores que viajan con niños deben preguntar qué documentación, como una carta de autorización o un poder médico, es requerida.

Si estás viajando por avión con niños pequeños, el despegue podría ser la oportunidad perfecta para alimentarlos para calmar un poco la inevitable sensación de estallido en sus oídos cuando cambia la presión del aire, que los hace llorar. Ten en cuenta que algunas aerolíneas requieren que las madres usen un cinturón de seguridad orientado hacia adelante para los bebés, lo que hace imposible la lactancia durante esos despegues y aterrizajes.

Considera retirar un poco de dinero extra del cajero automático, y luego relájate sabiendo que, si sucede algún contratiempo, podrás comer algo en un restaurante local, encontrar cosas divertidas que hacer o quedarte en un hotel si es necesario.

¿Qué puede salir mal?

Escribe una lista de todo lo que podría salir mal, desde contratiempos a mitad del vuelo hasta perder el vuelo por completo o uno de tus niños, y determina cómo te las arreglarías. Considerar estas situaciones antes de que sucedan te ayudará a estar mentalmente preparado. Responder de manera tranquila hace que sea más fácil para usted y su familia

Fuentes: AAA de Central Penn, Asociación de viajes familiares, Momondo, AirTrek