Fuego

METRO CREATIVE CONNECTION

Los incendios domésticos son peligrosos, atemorizantes y, desafortunadamente, ocurren con demasiada frecuencia.

Los departamentos de bomberos de EE.UU. responden al incendio de una casa cada 24 segundos, según la Asociación Nacional de Protección contra Incendios (NFPA). En promedio, siete personas mueren en incendios domésticos en los Estados Unidos todos los días.

Cuando se trata de seguridad, la persona promedio tiende a olvidar lo importante que es la prevención de incendios. Con frecuencia pasan por alto los peligros que plantea un incendio o subestiman la velocidad y el poder del fuego y el humo.

Nadie espera que su hogar se incendie, por lo que estar preparado es la mejor manera de proteger a tu familia de un incendio.

"Las tres causas principales de incendios son los hombres, las mujeres y los niños", dice el jefe de bomberos David Longenecker, de la Oficina de Bomberos de la ciudad de Lancaster. "Los incendios en entornos residenciales generalmente se remontan al comportamiento de los seres humanos".

Incendios mientras se cocina, por ejemplo, es la principal causa de incendios y lesiones en el hogar, según la NFPA.

“Pero la estufa desatendida es la principal causa de incendios en la cocina. Si las personas prestaran mucha más atención a lo que están haciendo en la cocina, los incendios no comenzarían o al menos no progresarían hasta el punto en que el departamento de bomberos tendría que intervenir", dice Longenecker.

Mantén una tapa cerca si necesitas combatir pequeños incendios de grasa. Apaga el fuego deslizando la tapa sobre la sartén y apagando la estufa. Si tienes un incendio en el horno, apaga el horno y mantén su puerta cerrada.

No uses la estufa si estás soñoliento o has consumido alcohol. Quédate en la cocina mientras fríes, asas a la parrilla, hierves o asas alimentos. Si surge un fuego de cocina, sal y cierra la puerta detrás de ti para ayudar a contener el fuego. Asegúrate de que otros salgan y llama al 911 o al número local de emergencias después de salir de la residencia.

La calefacción es la segunda causa más alta de incendios, seguida por los sistemas eléctricos / equipos de iluminación y los incendios intencionales.

“La clave para prevenir incendios de calefacción es mantener todo al menos a tres pies de distancia de calentadores, estufas de leña, chimeneas, radiadores, hornos y calentadores de agua. La gente no tiene en cuenta que el calor se acumula con el tiempo hasta el punto en que las cosas se conviertan en material combustible", dice Longenecker.

  • Considera reemplazar calentadores de área o de espacio más antiguos por otros nuevos que se apagan automáticamente cuando se sobrecalientan o vuelcan.
  • Asegúrate de que la caldera y la chimenea se limpien e inspeccionen profesionalmente cada año.
  • Todas las chimeneas deben tener una pantalla resistente. Nunca use líquidos inflamables para encender un fuego en una chimenea. Deja que las cenizas se enfríen por completo y usa un cubo de metal para desecharlas.

Los cables de extensión son útiles para proveer energía justo donde la necesitas. Sin embargo, independientemente del calibre o la clasificación del cable, son solo una solución temporal.

"Las extensiones tienen múltiples salidas, pero eso no significa que debes conectar tantos electrodomésticos al mismo tiempo en ellas. Solo deben usarse para artículos más pequeños como teléfonos celulares porque los cables pueden sobrecargarse y provocar chispas que resultan en incendios”, dice Nick Good de Garden Spot Fire Rescue.

"No se deben encadenar varias extensiones porque es un peligro mayor. Y ciertamente no querrás enterrarlos debajo de una alfombra o tapete. El punto donde se conectan los cables podría generar calor. El calor no puede escapar si los cables están cubiertos y podría terminar siendo un peligro de incendio”, dice Good.

Asegúrate de que el cable de extensión o la regleta de alimentación temporal que utilices esté clasificada para los productos que se enchufarán y que esté marcada para uso en interiores o exteriores. El aparato o la herramienta con la que estás utilizando el cable tendrá una potencia nominal. Haz coincidir esto con tu cable de extensión y no uses un cable que tenga una clasificación más baja.

Fumar es la quinta causa más importante, pero es la causa principal de muertes por incendio en los hogares. Muchas cosas en tu hogar pueden incendiarse si tocan algo caliente como un cigarrillo o cenizas. Siempre es más seguro fumar afuera.

  • Nunca te aleje de los cigarrillos encendidos. Apágalos por completo.
  • No fumes después de tomar medicamentos que te hacen sentir cansado o soñoliento, ya que es posible que no puedas evitar o escapar de un incendio.
  • Nunca fumes cerca de tanques de oxígeno médico, que pueden explotar si hay una llama o chispa cerca, aun cuando están apagados.

No olvidemos las velas. Son bonitas de ver, pero son responsables de aproximadamente 24 incendios domésticos que se reportan todos los días. Y diciembre es el mes pico para los incendios de velas en casa, con los dos días principales siendo Navidad y Noche Buena.

Mantén las velas al menos a 12 pulgadas de cualquier cosa que pueda quemarse y apágalas cuando salgas de una habitación o se vaya a la cama. Evita el uso de velas en el dormitorio y otras áreas donde las personas puedan quedarse dormidas.

Si enciendes velas, usa candelabros resistentes que no se vuelquen fácilmente y colócalas en una superficie despejada. La NPFA recomienda usar velas sin llama en tu hogar. Se ven y huelen como los reales.

"Mantente vigilante", dice Good. “Revisa todo antes de salir de una habitación o de tu casa. Asegúrate de que todo esté desconectado o apagado".

Debes prestar mayor atención a los detectores de humo y monóxido de carbono a medida que hacemos la transición a la temporada más fría. No saber cuándo o con qué frecuencia debes revisar tus alarmas de humo y monóxido de carbono podría conducir a una situación peligrosa.

"El otoño y la primavera son un buen momento del año para revisar las baterías de los detectores de humo y las alarmas de monóxido de carbono", dice Good.

Estas alarmas son responsables de protegerte contra incendios domésticos y envenenamiento por monóxido de carbono. Si no las revisa regularmente, corres el riesgo de tener un mal funcionamiento en el momento cuando más las necesitas.

La cantidad de detectores de humo que necesita depende del tamaño de tu área de vivienda. Según la Asociación Nacional de Prevención de Incendios (NFPA), la casa promedio de tres dormitorios y dos baños con sótano y ático necesita nueve detectores de humo y al menos cuatro alarmas de monóxido de carbono.

“El monóxido de carbono es un gas inodoro, incoloro e insípido. Si las personas en la casa de repente comienzan a sentirse enfermas sin motivo, hay una buena posibilidad de que estén respirando monóxido de carbono ", dice Longenecker.

  • Instala detectores de humo en todos los niveles de tu hogar, dentro de las habitaciones y fuera de las áreas para dormir en el techo o en lo alto de la pared.
  • Las alarmas de monóxido de carbono deben instalarse en una ubicación central fuera de cada área de descanso y en todos los niveles de la casa y en otros lugares donde lo exijan las leyes, códigos o normas aplicables. Para la mejor protección, interconecta todas las alarmas de monóxido de carbono en toda la casa. Cuando una suena, todas suenan.
  • Mantén las alarmas de humo alejadas de la cocina, al menos a 10 pies de la estufa, para reducir las falsas alarmas.
  • Usa alarmas especiales con luces estroboscópicas y agitadores de cama para personas con dificultades auditivas o sordas.
  • Aprende sobre los diferentes tipos de extintores de incendios; no todos funcionarán en cada incendio. Para uso doméstico, NFPA recomienda un dispositivo multipropósito lo suficientemente grande como para apagar un incendio pequeño, pero no tan pesado como para que sea difícil de manejar.

"Y no te demores en llamar al 911 para informar sobre la situación, incluso si crees que la situación está bajo control. No asumas que las cosas no van a cambiar rápidamente y de repente se descontrolarán. Llama de inmediato y deja que los profesionales se ocupen de la situación ", dice Longenecker. "Las vidas son preciosas e irremplazables".

A continuación, algunas estrategias de seguridad contra incendios para mantener a tu familia protegida.

Instala la cantidad correcta de alarmas de humo y monóxido de carbono. Pruébelas una vez al mes y reemplaza las baterías al menos una vez al año.

Enseña a los niños cómo suenan las alarmas de humo y qué hacer cuando la escuchen.

Prepara un kit de emergencia que incluya artículos de primeros auxilios, agua embotellada, alimentos, información de identificación, cualquier receta necesaria, ropa adicional, una linterna (no olvides las baterías adicionales) y una tarjeta de crédito o dinero de repuesto.

Asegúrate de que todos los miembros del hogar conozcan dos formas de escapar de cada habitación de tu hogar y conozcan el lugar de reunión con el resto de la familia una vez estén fuera de tu hogar.

Establece un plan familiar de comunicación de emergencia y asegúrate de que todos los miembros del hogar sepan a quién contactar si no pueden encontrarse.

Practica el escape de tu hogar al menos dos veces al año. Presiona el botón de prueba en la alarma de humo o grita "Fuego" para alertar a todos de que deben salir.

Asegúrate de que todos sepan cómo llamar al 9-1-1 y enseña a los miembros del hogar a detenerse, bajarse y enrollarse si su ropa se incendia.

Fuentes: Asociación Nacional de Protección de Incendios, Cruz Roja Americana, Administración de Bomberos de EE.UU.