desastre

METRO CREATIVE CONNECTION

Desde la pérdida de vidas hasta daños extensos y costosos a la propiedad y la economía local, el clima severo siempre es un riesgo mayor.

Existe un nivel de incertidumbre en la predicción de condiciones climáticas extremas para un área determinada, y es por eso que debes estar preparado para protegerte contra cualquier desastre natural o causado por el hombre.

El clima severo puede ocurrir en cualquier momento y puede incluir condiciones peligrosas producidas por tormentas eléctricas, incluidos vientos dañinos, tornados, granizo, inundaciones repentinas, y tormentas de invierno asociadas con lluvia helada, aguanieve, nieve y vientos fuertes.

Los desastres pueden golpear rápidamente y a veces sin previo aviso, y pueden obligarte a evacuar tu hogar o vecindario, o incluso confinarte en tu hogar durante un período prolongado de tiempo.

"Nosotros como agencia nos estamos preparando y queremos que los ciudadanos hagan su parte y estén preparados también", dice Robert Peña, oficial de asuntos públicos de la Agencia de Manejo de Emergencias de Lancaster.

Si bien Pensilvania no tiene una costa, los huracanes, tormentas tropicales, tornados, inundaciones y sus remanentes aún causan problemas en todo el estado, devastando propiedades, interrumpiendo el suministro de energía y poniendo en peligro a los residentes.

Según la Agencia de Manejo de Emergencias de Pensilvania, las inundaciones son el desastre natural más frecuente y dañino que ocurre en todo el estado porque muchas comunidades están ubicadas a lo largo de las vías fluviales.

"Recibimos tanta lluvia que el suelo se satura y el agua no tiene a dónde ir", dice Peña.

Los riesgos de incendio se clasifican como el tercer desastre más grave causado por el hombre. Los incendios en áreas residenciales, comerciales o industriales causan la pérdida más extensa de propiedad.

¿Qué harías si en un desastre se cortaran los servicios básicos como agua, comida, gas, electricidad o teléfonos?

Los funcionarios locales y los socorristas estarán listos para ayudar después de un desastre, pero no pueden comunicarse con todo el mundo de inmediato. Si ocurre un desastre, debes saber cómo cuidarte a ti mismo y a tu familia.

"Esté preparado para estar solo durante al menos tres días", dice Peña. “Tenga suficiente suministro de comida y agua. Eso es un galón por persona por día, alimentos que no requieren una cocción extensa o que no necesitan ser calentados en lo absoluto".

La idea de un desastre natural puede ser estresante y atemorizante, pero puedes prepararte y preparar a tu familia al estar informado, planificar con anticipación y tomar acción.

Prepárate AHORA

  • Presta atención a los informes meteorológicos. Presta atención a las advertencias de los funcionarios locales o estatales y evacúa el área si es necesario.
  • Si estás bajo una advertencia de tornado o inundación, busca refugio seguro de inmediato. La seguridad personal debe ser tu principal preocupación durante condiciones peligrosas.
  • Haz un plan familiar de emergencia; inscríbete para recibir alertas de emergencia y revisa las zonas y rutas de evacuación.
  • Conoce los tipos de riesgo de inundación en tu área. Mantén los documentos importantes en un recipiente a prueba de agua. Crea copias digitales protegidas con contraseña.
  • Protege tu propiedad. Mueve objetos de valor a niveles superiores. Limpia los desagües y canalones. Instala válvulas de retención. Considera una bomba de sumidero con una batería.
  • Ten listos los kits de suministros para desastres. Reúne los suministros en caso de que tengas que irte de inmediato, o si los servicios son cortados. Ten en cuenta las necesidades específicas de cada persona de tu familia, incluidos los medicamentos. No olvides las necesidades de las mascotas. Obtén baterías adicionales y dispositivos de carga para teléfonos y otros equipos críticos.
  • Cuando el trueno ruja, ve adentro. Un edificio resistente es el lugar más seguro para estar durante una tormenta eléctrica. Mientras esté en el interior, evite el agua corriente o el uso de teléfonos fijos. La electricidad puede viajar a través de tuberías y líneas telefónicas. Si estás navegando o nadando, regresa a tierra y encuentre inmediatamente un refugio o vehículo sólido y conectado a tierra. No toques nada de metal.
  • Ten en cuenta el riesgo de electrocución. No toques ningún equipo eléctrico si está mojado o si estás parado en agua. Si es seguro hacerlo, apaga la electricidad para evitar descargas eléctricas.
  • Evita vadear en aguas de inundación, que pueden contener desechos peligrosos y estar contaminadas. Las líneas eléctricas subterráneas o caídas también pueden cargar eléctricamente el agua.
  • Nunca use generadores, parrillas, estufas de campamento u otros dispositivos con gasolina, propano, gas natural o dispositivos para quemar carbón adentro o afuera cerca de una ventana abierta.

Mantente seguro después del desastre

  • Sigue escuchando a EAS, NOAA Weather Radio y las autoridades locales para obtener información actualizada.
  • Mantente alejado de líneas eléctricas caídas o líneas de servicios públicos rotas.
  • No ingreses a edificios dañados hasta que te digan que son seguros. Las estructuras pueden sufrir daños por vientos fuertes, inundaciones y escombros transportados durante una tormenta.
  • Reserva tus llamadas telefónicas para emergencias. Los sistemas telefónicos suelen estar inactivos u ocupados después de un desastre. Usa mensajes de texto o redes sociales para comunicarte con familiares y amigos.
  • Ten cuidado durante la limpieza. Usa zapatos de suela gruesa, pantalones largos y guantes de trabajo.
Fuentes: Lancaster Emergency Management Agency, Pennsylvania Emergency Management Agency, NOAA, Ready.gov, Center for Science Education