Foos safety sp

METRO CREATIVE CONNECTION

Tus hijos ya están de regreso en la escuela y los días se están acortando un poco. El final del verano llegará antes de lo que piensas, pero todavía hay tiempo para salir y aprovechar al máximo los últimos días de verano.

Un picnic en un parque local, junto a un lago, en la playa o incluso en un patio trasero con familiares y amigos es una forma fácil de disfrutar del aire libre antes de que llegue el aire frío del otoño.

Ten en cuenta que, si vas a pasar una cantidad considerable de tiempo al aire libre, cualquier alimento que traigas probablemente estará expuesto al sol.

Aquí tienes algunas precauciones básicas para evitar que las bacterias dañinas causen intoxicación alimentaria:

Hay diversas maneras de lidiar con la comida de picnic. Cuando planifiques tu pasadía, ten en cuenta que las bacterias transmitidas por los alimentos se multiplican más rápido en climas cálidos, y cuanto mayor sea la dosis de bacterias, más probabilidades tendrás de intoxicación alimentaria.

La carne cruda, las aves, los mariscos y los huevos deben mantenerse separados de otros alimentos para evitar la contaminación cruzada. Mantén estos alimentos separados cuando los guarde en el refrigerador también.

Mientras preparas tu comida, designa una tabla de cortar para frutas y vegetales, y otra para carne cruda, aves y mariscos. Si planeas asar más de un tipo de carnes crudas a la vez, limpia bien la tabla de cortar con agua caliente y jabón entre usos.

Si usas adobos en alimentos crudos, debes desecharlos una vez que comiences a cocinar. La reutilización de adobos en salsas, por ejemplo, puede aumentar el riesgo de infecciones bacterianas.

Y no olvides que los alimentos cocinados nunca deben colocarse en platos que previamente contenían carne cruda, aves, mariscos o huevos, a menos que el plato se haya lavado con agua jabonosa caliente.

Las frutas y verduras son un elemento básico en la mayoría de las reuniones, pero no puedes ignorar que a veces contienen gérmenes dañinos, como Salmonella, E. coli y Listeria, que pueden enfermarte a ti y a tu familia.

Asegúrate de lavar bien todos los productos antes de comerlos, incluso si planeas pelarlos. El cuchillo que usas para pelarlos puede transportar bacterias a la parte que comes. Las frutas y verduras pre-cortadas o peladas deben refrigerarse o mantenerse en hielo.

Antes del picnic

  • Descongela las carnes, aves y mariscos en el refrigerador o sumergiendo los paquetes sellados en agua fría. También puedes descongelar en el microondas, pero solo si los alimentos se asarán a la parrilla inmediatamente después.
  • Marina los alimentos en el refrigerador, no en la encimera.
  • Si el lugar del picnic no ofrece acceso a agua limpia, lleva agua o empaca toallas húmedas para limpiar las superficies y las manos. ¡No olvides empacar un termómetro para alimentos!

Al empacar las hieleras

  • Coloca los alimentos del refrigerador directamente en una hielera (cooler) justo antes de salir de casa.
  • Usa mucho hielo o compresas de hielo para mantener tu hielera a 40 ° F o menos.
  • Empaca carne cruda, aves y mariscos en una hielera separada si es posible, o envuélvelos de manera segura y colócalos en el fondo de la hielera donde los jugos no puedan gotear sobre otros alimentos.
  • Coloca las bebidas en una hielera separada; esto te dará acceso fácil a las bebidas mientras se mantienen cerradas las hieleras de alimentos perecederos.
  • Transporta las hieleras en el lado del pasajero del automóvil: es más frío que el maletero. Una vez que llegues al lugar de picnic, mantén la comida en las hieleras y fuera del sol directo hasta la hora de servir, y evita abrir las tapas con frecuencia.

Al asar

  • Ten disponibles utensilios y platos limpios. Cocina carnes, aves y mariscos a las temperaturas correctas (usa la Tabla de temperatura interna mínima segura en www.usda.gov como guía); usa un termómetro de alimentos para estar seguro.
  • Mantén las carnes cocinadas calientes a 140 ° F o más calientes hasta el momento de servirlas; colócalas a un lado de la parrilla para mantenerlas calientes.
  • Cuando retires alimentos de la parrilla, colócalos en un plato limpio.

Observa el tiempo y la temperatura exterior

No permitas que los alimentos calientes o fríos se asienten en la "Zona de peligro" (entre 40 ° F y 140 ° F) durante más de dos horas, o una hora si la temperatura exterior sobrepasa los 90 ° F. Si lo hacen, deséchalos.

Fuentes: Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU., Centros para el Control de Enfermedades